Dióxido de titanio polvo de pigmento blanco
£7.90

Ilumine su creatividad con nuestro potente dióxido de titanio blanco...

El titanio es un metal natural, pero este elemento se convierte en dióxido cuando el titanio reacciona con el aire.

Utilizado en gran medida como agente blanqueador, el dióxido de titanio aumenta la opacidad del producto al que se aplica, debido a sus propiedades de dispersión de la luz. Dato curioso: el dióxido de titanio es capaz de dispersar la luz mejor que un diamante.

Tiene un alto punto de fusión, es resistente a los rayos UV y produce un revestimiento que aísla muy bien. El dióxido de titanio es insoluble en agua y no es adecuado para combinarlo con disolventes o ácidos.

Las aplicaciones de este increíble polvo incluyen la formulación de plásticos blancos. Piense en cualquier material de construcción, por ejemplo, paneles o pintura. Es muy probable que el dióxido de titanio esté oculto en estos acabados.

Otros ejemplos de productos que requieren un aspecto blanco puro son el papel y la pasta de dientes. Es posible crear un medio de esmaltado eficaz para aplicaciones de cerámica y alfarería con este polvo. Este pigmento también se utiliza a menudo en la producción de vidrio.

Tiene una gran fuerza de color, por lo que al utilizar este producto en su propia tinta, pintura u otro medio, sólo se necesita una fina capa.

Vea nuestros otros productos de pigmentos de óxido aquí.

Podemos ofrecer precios comerciales y a granel en pedidos superiores a 1 kg. Póngase en contacto con nosotros.

Por favor, lea la ficha técnica y la ficha de seguridad antes de usar el producto.

La información suministrada en esta descripción del producto es sólo orientativa.

Pruebe nuestros productos antes de realizar tiradas, proyectos, instalaciones y producción.

El color y el embalaje pueden variar.