ABIERTO COMO SIEMPRE Y CON ENVÍOS A TODO EL MUNDO!

En la vida, nada permanece igual. A menos que sea el color de la pintura de tu coche. Ahora no te gusta ese azul, pero de ninguna manera querrías dedicar el tiempo y el enorme gasto que supone pintarlo. Pero, a veces, las cosas que amamos, nuestras posesiones y la pintura pueden cambiar realmente de color, con la ayuda de la tecnología de la tinta termocrómica. Las tintas termocrómicas utilizan el proceso del termocromismo, es decir, materiales que cambian su tono o color en respuesta a la temperatura. Así que por qué no pintar tu coche y ver cómo se transforma. Con la pintura adecuada, en un día caluroso, podría pasar del azul que odias a un amarillo alegre y dinámico.

Las tintas termocrómicas existen desde hace tiempo y llegaron a las masas por primera vez en los años 70, como el anillo de humor, que utilizaba el calor del cuerpo como indicación de un estado emocional.

Más recientemente, un "cook-it-stick" que utilizaba un recubrimiento termocrómico en la punta indicaba cuándo la carne de la barbacoa estaba cocinada a la perfección y era segura para comer, cambiando de negro a rojo. Algunas latas de cerveza tenían un gráfico que aparecía cuando el contenido estaba lo suficientemente frío como para proporcionar el mejor sabor frío y refrescante.

Desde los primeros días de los anillos de ánimo, las tintas termocrómicas han avanzado a pasos agigantados y han evolucionado año tras año. Todavía se pueden encontrar en todo tipo de artículos novedosos, pero han encontrado muchas aplicaciones útiles y serias, como termómetros, contenedores de bebidas, zapatos, ropa, accesorios para bebés, por ejemplo, cucharas para alimentar a los bebés y cómo etiqueta de advertencia, por nombrar sólo algunos.

Muchas empresas utilizan estos gráficos llamativos para vender sus productos y crear una conciencia de marca emocionante.

¿Esmagia?

Las tintas termocrómicas utilizan su magia de muchas maneras. Hay dos categorías importantes de estas tintas: los cristales líquidos termocromáticos o TLC y los colorantes leucocitos.



¿Esun líquido o un sólido?

Los cristales líquidos son, de hecho, lo que su nombre indica; un material que tiene varias propiedades de un líquido, pero cruzado con elementos estructurales característicos de los cristales. Si miras a través del microscopio un cristal líquido, verás un fluido que muestra texturas.

Los cristales líquidos son vibrantes y dinámicos. Sus propiedades cambian en función de las condiciones de su entorno; los TLC exhiben colores variados en respuesta al cambio de temperatura. A bajas temperaturas, los cristales líquidos se encuentran principalmente en forma sólida y cristalina. En estas condiciones de baja temperatura, los TLC no reflejan mucha luz, por lo que parecen negros.

Aplique un poco de calor, auméntelo poco a poco, y verá que los TLC empiezan a pasar del negro a casi todos los colores espectrales. Esto se debe a que, al aumentar la temperatura, el espacio entre las moléculas de los cristales cambia, por lo que reflejan la luz de forma diferente.

El proceso para integrar los TLC en un producto para que cambie de color requiere un poco de trabajo. Esto se debe a que los cristales líquidos deben ser primero microencapsulados en millones de diminutas cápsulas de apenas unas micras de tamaño. Este proceso o encapsulación ofrece cierta protección a los TLC y, lo que es más importante, mantiene sus propiedades termocrómicas.

Estas cápsulas se mezclan después con otras sustancias y se utilizan en productos, como los termómetros de habitación para bebés. Si se coloca el termómetro en la habitación de un bebé, se observará un rápido cambio de color que indica una temperatura exacta.

Esta medida precisa de la exactitud de la temperatura es un argumento de peso para el uso de las TLC. Su consistencia de color puede indicar niveles de frío o calor con una precisión de +/- 0,5 grados o menos. No obstante, cabe señalar que el rendimiento de los TLC puede verse afectado por la exposición repetida a influencias externas como la luz ultravioleta, la humedad o los productos químicos. Para su fabricación, suelen requerir equipos específicos para la fabricación de diversos productos, lo que puede añadir un gasto significativo a los costes de producción del fabricante. Sinembargo, estos costes se están reduciendo cada vez más, y muchas organizaciones tienen capacidad para llevar a cabo esta producción.

Los tintesy tintas Leuco, sin embargo, son una historia diferente.

Los cristales líquidos termocrómicos pueden ser bastante difíciles de incorporar a productos como ropa, etiquetas u otros bienes. Pero aquí es donde las tintas Leuco, entran en juego, ya que cuentan con una composición química más robusta que permite a los creadores de productos emplear estas tintas para todo tipo de aplicaciones.

Una de las aplicaciones más conocidas de los tintes Leuco se utilizó en las latas de cerveza Coors. Llevan un gráfico de una montaña y, a temperatura ambiente, las montañas parecen blancas. Pero cuando se enfrían a la temperatura perfecta para beber (alrededor de 7 Celsius), y las montañas cambian de color a un azul brillante. Cuando la cerveza se calienta, la montaña vuelve a su color blanco original. Este cambio puede producirse muchas, muchas veces.

Al igual que los TLC, los colorantes leuco también están microencapsulados en pequeñas gotas. Éstas sólo tienen un tamaño de entre 3 y 5 micras, lo que impide que reaccionen o sean dañadas por otras sustancias químicas.

Los tintes Leuco se colorean cuando están a una temperatura fría, pero a medida que aumenta el calor, se vuelven casi transparentes o translúcidos. Esto les permite revelar cualquier dibujo, palabra o color que pueda estar impreso en la capa subyacente de la tinta. En la mayoría de los casos, los colorantes Leuco también pueden mezclarse con otro color. Esto significa que, al cambiar las temperaturas, se produce un efecto de color de dos tonos. Por ejemplo, si se mezclan el azul y el amarillo, se obtiene una tinta que parece verde a bajas temperaturas, pero amarilla cuando la temperatura aumenta.

Me encantaría decir que es mágico, pero hay una ciencia básica detrás del funcionamiento de las tintas. Las pequeñas cápsulas contienen un colorante, además de un ácido orgánico y un disolvente. Cuando se mantiene a bajas temperaturas, el disolvente permanece en un estado denso, ya que el colorante y el ácido se mantienen muy cerca el uno del otro. De este modo, crean color al reflejar la luz. Pero a medida que el disolvente se calienta, el colorante y el ácido empiezan a separarse, por lo que no hay color visible, lo que a su vez deja al descubierto las tintas subyacentes.

Tomemos como ejemplo el palillo de cocina. A temperatura ambiente, el palillo muestra una punta negra; cuando se calienta, la zona negra se desvanece, revelando la punta roja que indica la temperatura de cocción correcta.

En lo que respecta a la precisión de la temperatura, los colorantes leuco pueden ser menos precisos que los TLC. Esto significa que no se puede depender de ellos para aplicaciones en las que realmente se necesita una lectura de temperatura muy precisa, como un termómetro. Sin embargo, los colorantes leucocitos pueden incorporarse a todo tipo de productos fascinantes y divertidos. Casi se podría decir que "el cielo es el límite".

Deja un comentario

Spanish
Spanish